HISTORIA

La ciudad de Timișoara es la capital de la región rumana del Banato. Región fronteriza con Hungría y Serbia bañada por el Danubio, el Banato es una zona de rica historia y numerosos monumentos.

Timisoara ha sido influenciada por muchas culturas diferentes que han dejado su huella, como los turcos que la dominaron entre 1552 y 1718, momento en que pasó a estar bajo dominio de la Casa de los Habsburgo durante dos siglos, con los que conocerá un importante desarrollo económico – Timisoara fue la primera ciudad europea en utilizar la electricidad en las vías públicas (1884). El legado que posee gracias a la dominación de los Habsburgo ha hecho de Timisoara una ciudad cosmopolita donde conviven diferentes culturas.

Timișoara se hizo famosa en 1989 por ser el primer foco de revuelta contra la dictadura de Nicolae Ceaușescu y ser centro del movimiento democrático rumano.

zoom2-revolutie

Pero la historia de esta ciudad de casi 400.000 habitantes es larga. Los constantes cambios de frontera han hecho de la ciudad un lugar multicultural con minorías de toda Europa.

El encanto de esta ciudad reside en su destacado patrimonio – su monumental casco histórico – y la interesante vida cultural. De hecho, Timișoara se conoce como “la pequeña Viena” por la cantidad de museos y galerías de arte, por los espectáculos musicales y teatrales que hay a lo largo de todo el año, y por su vibrante vida nocturna.

Por otra parte, debido a su clima templado, Timișoara es conocida como “la ciudad de las flores”, ya que está llena de parques, jardines y zonas verdes. Es una ciudad fácil de recorrer a pie y dividida en plazas en las que se exhiben sus impresionantes joyas arquitectónicas.

Algunos de los puntos turísticos serían: Plaza Unirii, Palacios de principios del siglo XX, Vicaría serbio-ortodoxa, Columna de la Trinidad (1740), Museo Banato, Plaza de la Libertad, Iglesia Mizericordia, Plaza Bratianu.